Colección

El Claustro

Al comienzo del recorrido accedemos al claustro,  uno de los espacios de mayor singularidad del palacio. Fue construido en 1733 por iniciativa del obispo de Orihuela José Flores Ossorio, tal como atestigua la presencia de su blasón, que preside cada uno de los arcos que lo forman. Este espacio, cubierto por láminas de alabastro, es la construcción más significativa del recinto. Está destinado a diferentes usos: exposiciones temporales, actividades culturales, actos protocolarios, etc., y es el espacio que comunica al visitante con la escalera noble del palacio.

Sala de Arte Medieval y Renacimiento

En esta sala se exponen piezas escultóricas y pictóricas que abarcan los siglos XIII – XV. Entre ellas destacan la tabla de San Miguel Arcangel (s. XV), la imagen de Nuestra Señora de Gracia (circa 1300), o  la Virgen del Cabildo (s. XVI), entre otras.

A través de las diferentes obras escultóricas medievales, tablas y piezas de orfebrería se explica los orígenes del obispado de Orihuela y el camino a su consecución con los problemas derivados de una extraña sumisión, en lo político de la corona de Aragón y en lo religioso a la de Castilla (diocesis de Cartagena).

Logrado, al fin, el obispado propio en 1564, se restableció la continuidad de un proceso de dotación del principal templo de la ciudad, elevado al rango de catedral, sin que la nueva situación significara un brusco cambio de actitud entre las preferencias artísticas dominantes desde el siglo anterior y las que sirvieron de marco al renacimiento heredado de los antiguos maestros de la originaria jurisdicción cartaginense, de la que había escindido.