VISITA VIRTUAL

Disfrute de todas las obras del Museo

noticias

Infórmese de las novedades del Museo

Agenda

Consulte el listado de eventos actualizado

Horarios

Decida el mejor momento para visitarnos

El Museo suma una nueva sala dedicada al Arte Paleocristiano

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twitear
Share on whatsapp
Enviar
Ha sido presentada esta mañana con la asistencia del obispo diocesano, monseñor José Ignacio Munilla y representantes del MARQ y Diputación
Bajo el nombre “Signos de identidad” este proyecto museográfico está dedicado a los orígenes del cristianismo en el sureste peninsular
“Signos de identidad”. Así se llama la nueva Sala de Arte Paleocristiano que incorpora el Museo Diocesano de Arte Sacro ubicado en Orihuela. Diseñada por el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) ha sido presentada esta mañana con la presencia e intervenciones de monseñor José Ignacio Munilla, obispo de Orihuela-Alicante, José Ramón González de Zárate, diputado provincial de Arquitectura, José Alberto Cortés, director gerente de la Fundación C. V. MARQ, José Antonio Martínez, director del Museo Diocesano de Arte Sacro y Rafael Pérez Jiménez, director del Área de Arquitectura de la Diputación de Alicante.
Este nuevo espacio expositivo dentro del Museo de Arte Sacro pone en valor las primeras expresiones artísticas de las antiguas comunidades cristianas. Y consigue crear un discurso museológico que enlaza con las primeras obras de la colección del museo ya que pone el foco en los orígenes del cristianismo en el sureste peninsular. Es fruto de un convenio suscrito en septiembre de 2021 entre la Fundación CV-MARQ y el Obispado de Orihuela-Alicante, para la Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural.

SIGNOS DE IDENTIDAD. MUSEO DIOCESANO DE ARTE SACRO DE ORIHUELA

Antecedentes

La muestra Signos de Identidad nace de la colaboración entre el Obispado Orihuela-Alicante, representado por su Comisión Diocesana para Bienes Culturales, y la Fundación C.V. MARQ, participada y presidida por la Diputación Provincial de Alicante, con el fin de dotar al Museo Diocesano de Arte Sacro de una sala sobre las primeras expresiones artísticas de las antiguas comunidades cristianas, para crear así un discurso museológico que enlace con las primeras obras de su colección.

La materialización de esta idea, se enmarca dentro de las actividades a las que compromete el Convenio de Colaboración suscrito entre la Fundación C.V. MARQ y el Obispado de Orihuela-Alicante para la Conservación, Difusión y la Investigación del Patrimonio Cultural, principalmente del legado en el ámbito territorial de la provincia de Alicante.

Como continuación a la ya larga trayectoria de colaboraciones entre el Museo Arqueológico Provincial, el Área de Arquitectura de la Diputación y la Fundación C.V. MARQ, sus equipos técnicos, junto a los del Museo Diocesano, han sido los encargados de desarrollar este proyecto y su ejecución museográfica, siguiendo las directrices del programa museológico redactado por Teresa Ximénez De Ebum, historiadora especializada en la temática de la muestra y comisaria de la exposición, junto a José Antonio Martínez, Director del Museo Diocesano de Arte Sacro y de Rafael Pérez, Director del Área de Arquitectura de la Diputación. La gestión de la actuación ha correspondido a José Alberto Cortés, Director gerente de la Fundación C.V. MARQ.

Objeto

Tras las diversas reuniones de trabajo del equipo, conformado por los técnicos mencionados, junto al arquitecto provincial Iván Martínez, José Luis Navarro, el diseñador gráfico de la muestra, Mariano Cecilia del Museo Diocesano y Ricardo Valer de la Fundación C.V. MARQ, en las que se fue estableciendo la línea básica de la exposición, se convino en plantear una muestra representativa de la expresión artística de ciertos signos de identificación de las primeras comunidades cristianas, con la presencia de algunas piezas (réplicas de sus originales) halladas en tierras del sureste peninsular.

La narración de esta nueva sala, a través del uso de una pieza audiovisual y un importante despliegue gráfico, discurre desde las principales expresiones artísticas de unas comunidades cristianas cuyos primeros pasos fueron dados en la Roma Imperial y en la clandestinidad, hasta el establecimiento del Cristianismo como religión oficial y su influencia en el desarrollo de una nueva iconografía y arquitecturas urbana y rural.

A lo largo del discurso podremos encontrar referencias al primer edificio de culto del mundo cristiano como fue la Basílica y a una de sus principales manifestaciones, el mundo funerario, el cual nos introduce en el rito de la inhumación y se expresa con la creación de mausoleos, mosaicos sepulcrales y sarcófagos que ahora integran temáticas del Antiguo y Nuevo Testamento. Especial atención se le ha dado también al proceso de evangelización a través de las imágenes, que se produce a partir del s. VI d.C. con la introducción en la vida cotidiana de una iconografía narrativa impresa en la vajilla de mesa, en la que podremos encontrar elementos tan reconocibles como el buen pastor, los crismones o las palomas.

La Provincia de Alicante se encuentra representada en esta muestra a través de sus principales yacimientos arqueológicos, los cuales cuentan con importantes restos de la época tales como las Basílicas de La Alcudia de Elche o la de El Monastil de Elda, el baptisterio del yacimiento de Baños de la Reina en Calpe o el mosaico sepulcral de Severina en Dénia. A nivel material la muestra contará con las réplicas de varios objetos de gran trascendencia histórica y que podemos encontrar en museos de nuestra provincia como el fragmento del Sarcófago de Jonás de Elda o los relieves de la Albufereta actualmente expuestos en la sala permanente del MARQ Museo Arqueológico de Alicante. Además, podremos ver también algunas piezas halladas en nuestro territorio, pero expuestas en otras sedes como la pátera de vidrio con crismón de Santa Pola, que hoy en día puede verse en el Museo Arqueológico Nacional.

Número de piezas expuestas: 9 (Todas réplicas)

Museos de las piezas:

MARQ Museo Arqueológico de Alicante

Museo Arqueológico de Elda

MAN Museo Arqueológico Nacional

Museo de Bellas Artes de Valencia

La sala

El Museo Diocesano se halla ubicado en el Palacio Episcopal de Orihuela. Construido sobre el hospital medieval del Corpus Christi, el Palacio Episcopal es un edificio entre medianeras de planta tendente al rectángulo y de tres alturas. El conjunto de los edificios y construcciones que se incluyen bajo la denominación del Palacio del Obispo, como es conocido en Orihuela, está situado en la ladera del cerro de San Miguel, entre la Catedral y el cauce del río Segura que era el límite de la ciudad medieval. El Palacio Episcopal conserva partes y elementos ya documentados del siglo XVI, aunque sus primeras construcciones, como Hospital del Corpus Christi, provienen del siglo XIV y la mayor parte de la edificación actual corresponde al siglo XVIII. Presenta dos fachadas exteriores: la posterior, que recae sobre el río Segura, y la principal, frente a la Catedral.

Las obras de restauración del Palacio, llevadas a cabo desde 1998 hasta 2011, permitieron registrar su arquitectura original y definidora también de su entorno, transformado por las obras en el rio Segura. Se intervino en los elementos caracterizadores del Palacio, como son su Claustro barroco y su Escalera renacentista. Asimismo, se recuperaron y valorizaron otros elementos menos conocidos, como son su Galería de los obispos, una logia de estilo renacentista de doble orden que preside la fachada trasera y que había sido tabicada en el pasado para ganar espacio. Precisamente, la galería de la planta primera es el espacio que se ha propuesto para el desarrollo de la exposición “SIGNOS DE IDENTIDAD”.

El Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela recorre la historia de la fe cristiana local a través de cerca de doscientas obras, algunas de ellas de valor incalculable, entre las que destacan las firmadas por Velázquez o Salzillo.

En sus doce salas, cada una dedicada a un período, el Palacio Episcopal acoge una importante colección de cuadros, esculturas y orfebrería, datados entre los siglos XIII y XIX.

La sala que se dispone para acoger la muestra del arte de las primeras comunidades cristianas del sureste peninsular, se encuentra en la planta primera de las dependencias del Museo, en el flanco sur del edificio, dando fachada al rio Segura.

Se trata de la “Galería de los obispos”, caracterizada por su cuidada logia, que abre su arquería al rio y por sus arcos rebajados que la abren a la sala del museo. Esta Logia fue acristalada para disponer de su espacio valorizando su carácter de galería. Su posición la enfrenta con el acceso principal a la visita del museo de arte sacro, al que se llega por una espaciosa escalera después de atravesar el hermoso Claustro barroco del palacio.

Con una planta rectangular, la sala cuenta con una superficie útil de unos 65 metros cuadrados. Siendo su lado menor de unos 3,60 metros y el mayor de unos 18 metros. La altura libre es de unos 3,90 metros.

Se trata de un espacio muy singular dentro del Museo.

Programa Museológico

La idea de la exposición surge de la oportunidad de llenar el vacío existente de los primeros períodos de las comunidades cristianas en la diócesis actual y su entorno de influencia e historia. Es decir, de narrar y mostrar alguno de los hitos, signos y piezas adscribibles entre los siglos III al VIII. Ya que desde el año 711 hasta mediados del siglo XIII (al que pertenece la pieza más antigua que se conserva y muestra en el museo), este territorio quedará enmarcado dentro del denominado Sarq Al-andalus, y no volverá a ser cristiano hasta la entrada de Jaime II.

El programa museológico se organiza siguiendo la cronología: Antes del Edicto de Milán de 311, con la clandestinidad; después del edicto, con la proclamación del cristianismo como religión oficial del imperio romano; los siglos VI y VII, con la “cristianización del paisaje urbano”, la llegada de los Bizantinos y la acuñación de moneda por parte del rey visigodo Sisebuto en Aurariola; y el final con el Pacto de Teodomiro del 713.

Propuesta expositiva

La idea de la propuesta expositiva tiene dos objetivos: constituir el inicio de la visita al museo de Arte Sacro de Orihuela y organizar los contenidos aprovechando la arquitectura de la sala.

Atendiendo a los condicionantes de ubicación de la sala en el conjunto del museo, a sus dimensiones y a los contenidos de la propuesta museológica, el diseño de la exposición se estructura en cuatro capítulos: presentación, introducción al encuadre histórico y materiales, signos de identidad y epílogo, que constituye el enlace con la virgen de madera del siglo trece (representación mariana más antigua de la diócesis de Orihuela-Alicante y primera pieza por cronología de la visita al museo hasta ahora).

La presentación de la exposición la proyectamos en el muro que contiene el arco rebajado por el que se accede a la sala-galería, que es el que vemos frente a nosotros desde el umbral de la puerta de entrada a la visita de las salas del museo. En este muro dibujamos, en bajorrelieve iluminado, el signo del crismón a gran formato, de tal modo que capte la atención del visitante desde su acceso al museo, y el título dado a la muestra: “SIGNOS DE IDENTIDAD”.

La introducción al encuadre histórico y materiales se realiza ya en el interior de la sala, ocupando uno de sus dos lados. Una vitrina, que contiene las piezas seleccionadas, signficativas de la expresión identitaria, y un panel, con texto y gráficas, en el que se recorre, cronológicamente, el contenido de la muestra en los primeros siglos de nuestra era.

En el otro lado de la sala, la expresión gráfica de los signos de identidad se recrean en un panel que muestra algunos de los más representativos.

El epílogo o parte final y conclusión del contenido de la exposición se proyecta en un monitor de audiovisual, con la edición de un documental realizado bajo la dirección de Rafael Pacheco, que de un modo sutil y muy didáctico, sintetiza la temática de esta primera sala de la visita al Museo Diocesano de Arte Sacro.