VISITA VIRTUAL

Disfrute de todas las obras del Museo

noticias

Infórmese de las novedades del Museo

Agenda

Consulte el listado de eventos actualizado

Horarios

Decida el mejor momento para visitarnos

Candeleros del Altar Mayor de la Catedral de Orihuela

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twitear
Share on whatsapp
Enviar

Estanislao Martínez

Valencia, 1773

Dimensiones: 95 x 36 cm

Santa Iglesia Catedral de Orihuela. Sala Capitular.


Las festividades solemnes que tenían lugar en el centro neurálgico del santuario, es decir la capilla mayor catedralicia, se van a cuidar a través de un elaborado adorno en el que obligatoriamente no puede faltar el juego de seis ciriales y la correspondiente cruz que requiere la disposición del altar en conformidad a la imagen del arquetipo celestial ante el trono de Dios.

Ese conjunto de importantes piezas serán acometidas por Estanislao Martínez nada más haber entregado las sacras, concluyéndose el juego para los cirios y la cruz en 1773. Al igual que las referidas obras éstas también obedecen a los criterios plenamente dieciochescos, propios del momento, es decir domina en ellas todo el esplendor y la gracia del rococó. si bien bajo unos criterios muy elegantes y elaborados, típicamente cortesanos, en los que en ningún momento desaparece lo estructural en aras de lo decorativo, sino que más bien ambos se completan y enriquecen bajo un perfecto equilibrio, pues el adorno y la minuciosidad del mismo están en función de un diseño bien organizado, firme y funcional.

Se organizan a partir de un pie troncopiramidal elevado sobre trípode, ajustándose las patas a un modelo de rizadas volutas de perfil aristado, trabajadas en bronce dorado al igual que otros elementos decorativos, como molduras y espejos avenerados, con los que se completa el adorno. El arranque del astil se produce a través de un cuerpo bulboso, en el que se localizan cartelas de rocallas, iniciándose así una sucesión de cuerpos troncocónicos, moldurados y decrecientes, de marcado carácter ascendente, entre los que se muestra un potente nudo en forma de manzana con crestería de tornapuntas perfiladas por rocallas de contornos asimétricos.

Como es habitual en las piezas de Estanislao llevan un aclarador marcaje con punzón del platero y la marca del Reino de Valencia.

Dr. Manuel Pérez Sánchez

Profesor Titular

Departamento de Historia del Arte

Universidad de Murcia